es:Our DNA:CUPRA Racing:CUPRA apuesta por la PURE ETCR ES/ES

CUPRA apuesta por la PURE ETCR.

El mundo del automovilismo se está transformando rápidamente, abriendo camino hacia una era mucho más sostenible y llena de desafíos e innovación, en la que CUPRA está teniendo un papel clave. Después de todo, fuimos la primera marca en confirmar su participación, en septiembre del 2019, en la Extreme E: la competición para vehículos SUV 100% eléctricos que se desarrolla en lugares afectados por el cambio climático. Por eso, ahora nos sentimos orgullosos de anunciar un nuevo reto: vamos a dar el salto a las competiciones para turismos participando en la PURE ETCR.

Queremos aprovechar el desafío que supone este nuevo campeonato para presentar en la arena el primer turismo de carreras 100% eléctrico del mundo: el CUPRA e-Racer. Y lo haremos en colaboración con el equipo Zengő Motorsport y nuestros cuatro pilotos de fama mundial: Mikel Azcona, Jordi Gené, Mattias Ekström y Dániel Nagy.

“La PURE ETCR es el comienzo de una nueva era para las carreras de turismos, y en CUPRA estamos orgullosos de poder confirmar nuestra participación, tal como en su día lo hicimos con la TCR” dijo el Dr. Tietz, Vicepresidente Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de CUPRA y SEAT. Antes de que empezara la ETCR, él mismo comentó que “Esta nueva competición va a ser muy emocionante, esperamos asistir a una batalla épica en la pista. Tenemos el equipo perfecto para conseguir todo lo que nos propongamos, así que ¡vamos a luchar por la victoria!”.

En el Salón del Automóvil de Ginebra de marzo del 2018 presentamos el prototipo del CUPRA e-Racer. Y en febrero de 2020, coincidiendo con el segundo aniversario CUPRA, pudimos exhibir por primera vez nuestro vehículo de carreras. Su primera actuación puso de manifiesto su espíritu competitivo y emocionó a los asistentes de la PURE ETCR. Y es que el CUPRA e-Racer cuenta con cuatro motores eléctricos situados en el eje trasero y una batería de 65kWh refrigerada por líquido, que generan una potencia máxima combinada de 500kW (680 CV) y un par máximo de 960Nm, consiguiendo acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos, y alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h.

Desde su primera carrera en circuito en 2018, el CUPRA e-Racer ha recorrido más de 5.000 kilómetros y ha contado en todo momento con la experiencia de nuestros pilotos. Lo hemos puesto a prueba en pistas como Montmeló, Calafat y Castellolí (España) y Rijeka (Croacia). Y más tarde, al inicio del 2021, una vez incorporada la nueva batería personalizada y verificados todos los sistemas electrónicos relacionados (como la Unidad de Control del Vehículo o los sistemas de seguridad) lo llevamos a la Motorland Aragón (España) y a Vallelunga (Italia).

“El diseño y desarrollo del CUPRA e-Racer ha sido uno de los retos más emocionantes a los que me he enfrentado nunca. El camino ha sido largo, con miles de kilómetros recorridos haciendo pruebas por toda Europa, en diferentes condiciones, para poder descubrir el verdadero potencial de este vehículo de carreras” comenta Xavi Serra, Jefe de Desarrollo Técnico de CUPRA Racing.

El equipo perfecto para este gran reto

CUPRA compitió en la PURE ETCR con dos e-Racers y contó con un equipo formado tanto por jóvenes talentos como por pilotos experimentados, todo para conseguir un solo objetivo: luchar por el título del primer campeonato de turismos eléctricos de la historia. La PURE ETCR fue un gran desafío para todos, ya que no solo implicó el uso de una tecnología innovadora, sino que el propio concepto de la competición en sí ya era toda una revolución.

En el campeonato los conductores se dividieron en grupos y se enfrentaron entre sí en emocionantes carreras cortas de 8 a 10 kilómetros. Los pilotos podían usar herramientas como “Power-ups” para conseguir potencia adicional cuando lo necesitaran. Y como cada carrera se desarrolló en tramos de 12 a 15 km, el posicionamiento para las rondas finales dependía de los resultados logrados durante las “batallas” de las primeras etapas. El ganador fue anunciado como “Rey del Fin de Semana” y consiguió la puntuación más alta: 30 puntos.

En la PURE ETCR la igualdad entre participantes está garantizada, ya que la configuración técnica de todos los vehículos era muy similar. Según las normas de la competición, todos los vehículos debían ser totalmente eléctricos, de tracción trasera, con una potencia de 500kW y una batería de 65kWh. Los únicos aspectos del vehículo en los que cada marca pudo trabajar libremente fueron el diseño del chasis, la aerodinámica y las dimensiones de la carrocería.